8 de septiembre de 2012



George Cables (1) - Club de Jazz Smoke - New York







El excelente pianista George Cables retratado en el club de jazz SMOKE, en Nueva York, en agosto de 2012. Siempre es un placer escuchar a George Cables en un cuarteto inmejorable de grandes músicos. A George Cables lo vi y fotografié en Valencia, en el Club de Jazz Perdido, el año 1991. O sea que han pasado 21 años. En esa época hacía fotos con mi pequeña gran cámara analógica Yashica. Compraba los carretes en blanco y negro y los revelaba en casa en un pequeño laboratorio preparado con todos los materiales disponibles. Siempre era un gran milagro descubrir las imágenes, qué emocionante. Me obsesionaba estudiar rápidamente los negativos que estaban tendidos con pinzas de tender entre unos hilos puestos para la ocasión encima de la bañera. Luego llegaba la hora del laboratorio de plasmarlo sobre papel baritado. Le dediqué miles y miles de horas al positivado, estudiando qué papeles utilizar, qué contrastes, qué texturas, qué foto y el por qué. Se han ido muchas horas de mi vida en ello. Recuerdo muy bien los olores de los líquidos del positivado, olor muy fuerte e intenso. Después de una larga jornada donde no se podía ver la luz del día, totalmente a oscuras con un sólo foco rojo, tocaba dejarlo todo impecablemente limpio.

GEORGE CABLES QUARTET
George Cables, piano
Craig Handy, saxo tenor
Ray Drummond, contrabajo
Victor Lewis, batería
Club de jazz SMOKE, New York, sábado 11 de agosto de 2012

George Cables © by Esther Cidoncha, 2012

8 comentarios:

  1. hace esos 21 años lo trajimos por aqui endos ocasiones. aquellas cosas de giras que montaba jeff jerolamon.

    ResponderEliminar
  2. Tiempos de fotógrafos heroicos......

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús y Gato,

    sería la misma gira, en efecto, lo organizaba Jeff Jerolamon. Más que fotógrafos heroicos, simplemente FOTÓGRAFOS. No? Coger una cámara digital y disparar en un concierto no significa ser fotógrafo. En fin, no entro al tema, yo a la mía y a ser feliz.

    George Cables es uno de los grandes pianistas de jazz clásico que nos van quedando, hay que cuidarlo y darle mimos y valorarlo por su grandeza. Y como persona es maravilloso.

    UFFFF, que me devuelvan a NY! ja ja ja ja

    Un gran abrazo y besos, muchos besos.

    ResponderEliminar
  4. Hombre, Jorge Cables, se le ve mayorcete, y eso que tus fotos siempre sacan favorecido a todo el mundo, je, je. Ya va siendo toda una historia de fotografías, y a veces esa historia nos viene de repente, con un olor, una imagen, un sonido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. En efecto, tienes razón, Troglete. Al ver estas imágenes de George Cables y buscar las fotos que le hice en 1991 me han venido recuerdos olvidados sobre mis comienzos y mi gran obsesión por la fotografía. He sentido los olores de los líquidos químicos, el positivador, el fijador, el limpiador... Los botes que me compraba, tipos de papeles de diferentes texturas, tamaños y contrastes... Todo eso bastante olvidado. Le dediqué miles de horas. Y ahí se ve ya que soy un ser huraño que vive su propio mundo, y lo bien que me lo pasaba en ese mundo del cuarto oscuro. Quiero poner algún día las fotos de Cables de aquella época. Estaba muy joven, ya veréis (como yo).

    Vecino, tengo tu disco no me olvido.

    Besazos.

    ResponderEliminar
  6. El inicio es la savia de nuestro presente. Que buenos recuerdos, me traen los tuyos. Que también viví.
    También conocí a Jeff pero por otros temas más personales.
    Incluso cenó en mi casa en alguna ocasión.
    El tiempo pasa y ver por donde, uno entra aquí y se destapa la caja de los recuerdos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. la tecnología nos ha ahorrado procesos largos pero a cambio la satisfacción final es más efímera. Nuestras madres y abuelas cuando cocinaban desde primera hora de la mañana, eran más felices por lo que les había costado hacer el cocido que por el hecho de comérselo luego. A veces apenas lo comían y se conformaban con los elogios de los comensales.
    A menor esfuerzo siempre menor satisfacción con los resultados. Los platos "precocinados" nos dan tiempo pero nos roban la felicidad.

    ResponderEliminar
  8. Querido Jan y Doc,

    me alegro compartir recuerdos similares contigo, Jan. La caja de los recuerdos de vez en cuando conviene sacarla y abrirla. No siempre pero sí de vez en cuando.

    Doc, creo que yo ya no soy de este mundo! ja ja ja ja ja Soy de la época de nuestras abuelas! ja ja ja ja Me refiero a que me gusta ir muy lento en los procesos tanto de fotografía como en cualquier otra actividad. Las prisas y la inmediatez de hoy en día me superan. Por ello soy autónoma, sería imposible trabajar en alguna empresa donde la cualidad más valorada es ir rápido.

    Un gran abrazo a los dos!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario